lunes, 21 de enero de 2008

Galería de pequeños tesoros II

No es necesario hablar de las perrerias que le están haciendo al pobre trepamuros, que si SoP, OmD o BnD, a lo que sólo puedo añadir, señor Quesada, a mi, OMD me gustan como grupo musical, pero poco que empalagan, por lo demás vallase ATPC, que lo que un día el señor Stan Lee denominó como “la ilusión del cambio” ustedes lo están llevando a límites insospechados para vender la misma basurilla una y otra vez, coñe, recuerdenme ustedes que tengo que dejar de comprarme determinados títulos por inercia.
Pues bien, el siguiente cómic no lleva mucho tiempo en mi estantería, aunque la trágica historia que cuenta, nos es conocida por todos desde bien pequeñitos (uno de los superpoderes de Spiderman son los super-remordimientos que te cagas), en esa época también se cachondeaban de los lectores, pero cuando uno quiere marcar carácter a un personaje no quedan mas cojones que al pobre le pasen putadas, y que estas sean irreversibles para que el personaje siga evolucionando.



Gracias a este número Spiderman lloró, se pudo enamorar de Mary Jane, se pudo casar con esta, murió el Duende Verde, etc. Porque como bien reza la portada señores “¡No es un truco! No es un cuento imaginario. Pero es el más sorprendente e inesperado punto de inflexión, en toda la vida de este trepamuros. ¿Cómo podrá Spider-Man continuar, después de enfrentarse a esta muerte casi increíble?” O quiere señor Quesada que le demande por algo que escribieron sus antecesores en junio de hace 25 años. Pánico me da de pensar lo que pueden tener pensado para celebrar el aniversario :P

2 comentarios:

Skellington dijo...

Por lo que veo le llego el jamoncito de pata negra, la botellita de vino y la caja de productos tipicos de Burgos al señor Alvaro Pons, que gentilmente te recomienda en su blog, usease, La Carcel de Papel.

Me estoy replanteando reactivar el blog y mandarle unas buenas gallinejas madrileñas... o una camiseta del Madrid. JUUASSS!!!!

Nacho.

milo dijo...

Chulo que es uno :)